Vd. necesita bolsas para su negocio; en algo tiene que entregar las compras que sus clientes realizan en su establecimiento. Aunque tal vez las precise para contener catálogos, folletos y otro material promocional, el tipo de acción que se realiza en ferias de muestras o congresos.

Hace tiempo que ha descubierto lo positivo que es el que lleven impresos su logotipo, su lema, sus datos. Puede ser que en este momento utilice bolsas de plástico tipo “camiseta” o bolsas de papel; en estos casos, bolsas cuya vida publicitaria no se extenderá más allá de lo que tarda su cliente en llegar a casa y tirarlas a la basura.

Ahora puede dar un paso más en la eficacia de esta publicidad y rentabilizar mucho más su inversión.

Las nuevas legislaciones no hacen sino endurecer las leyes contra el consumo indiscriminado de bolsas de plástico desechables tras un solo uso y casi todo el mundo lleva ya sus propias bolsas cuando va a la compra. Se ha generado, pues, un mercado de bolsas para la compra, cuando antes se conseguían gratis.

Las bolsas promocionales se reutilizan una y otra vez, dando una visibilidad a su marca difícilmente alcanzada por otro artículo publicitario. Las de gama baja, aún teniendo un precio muy económico, cumplen perfectamente con su cometido de transportar los productos recién comprados, y las de las gamas media y alta son, en muchos casos, utilizados como grandes bolsos con los que vamos a la playa, al campo o, simplemente, al parque con los niños.

Incluso algunas grandes cadenas las venden a precios muy atractivos, en lo que es una nueva manifestación de merchandising, o. lo que es lo mismo, el arte de hacer que nuestra publicidad nos salga gratis.

Bolsa

Los materiales de los que están hechas las bolsas promocionales son múltiples:

  • Plásticos, entre los que destacamos el PETE (politereftalato de polietileno reciclado)
  • Fibras naturales, como el algodón reciclado, cáñamo, rafia, yute, coco, etc… ofrecen unas buenas resistencia mecánica y flexibilidad. Muy solicitadas por su aspecto auténtico.
  • Tejidos sintéticos, entre los que destaca el “Non Woven”, tejido no tejido, es decir, las fibras no se convierten en hilo y se tejen, sino que se unen por procedimientos mecánicos o químicos. Son, generalmente, las más bolsas promocionales más baratas (aunque las hay laminadas de gran espectacularidad y solidez) y su resistencia es limitada, aunque suficiente para la misión para la que han sido fabricadas.

Muchas veces estas bolsas no son ecológicas por sí mismas (aunque siempre le interesará asociar su marca con una bolsa ecológica y, o, reciclada), pero el simple hecho de ser re-utilizables hace que su uso sea, como mínimo, amigable con el medio ambiente.

Si usted emplea en su negocio bolsas publicitarias re-utilizables de tela, non woven, de fibras naturales, e incluso plástico estará manteniendo una actitud ecológicamente responsable, pero además sus clientes apreciarán su bolsa como si de un regalo promocional se tratase y se generarán miles de impactos publicitarios de su marca durante toda la vida útil de esta.

Y si las bolsas son, en su fabricación, respetuosas con el entorno y el medio ambiente, pues tanto mejor.

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso.   © Promología ®

Desarrollado por Hacermiweb