Dependiendo de diversos factores, como el valor percibido por el receptor, las acciones con productos promocionales podemos dividirlas en 4 grandes grupos. Muchas veces estos se solapan dependiendo del público objetivo o target (tipo de público al que dirigimos la promoción). Otras veces el target no está bien definido y abarca a un gran número de grupos sociales, un amplio abanico de edades,… Esto dificultará la elección del producto idóneo para que nuestra promoción sea un éxito.

  • GESTOS PROMOCIONALES: Productos que no perduran, muchas veces para consumo inmediato. Coste muy bajo y nivel de agradecimiento por parte del receptor mínimo. Ideales para romper el hielo en acciones comerciales, suavizar esperas, … Podríamos decir que es el equivalente a un SALUDO AFECTUOSO. Ejemplo: caramelos.
  • ACCIONES PROMOCIONALES: Los protagonistas son, generalmente, productos con valor inferior a 3 euros. Se pretende con ellos cierta perdurabilidad y pueden generar un cierto grado de agradecimiento. Correspondería a un buen APRETÓN DE MANOS. Ejemplos: bolígrafos, gorras, llaveros, bolsas de tela, camisetas gama baja, etc…
  • REGALOS PROMOCIONALES: Pueden abarcar desde los 2 a los 30 euros. Aquí no nos podemos de acuerdo, lo cual es normal si pensamos que se depende del target al que dirigimos la promoción: un regalo de 5 euros puede generar una gran respuesta emocional entre un grupo de jóvenes estudiantes e indiferencia en un grupo de ejecutivos (tendríamos suerte si lo consideraran como una acción promocional y no como un regalo promocional, ya que esto último podría generar incluso rechazo) Aumenta, con respecto al grupo anterior, la duración del producto (con un valor percibido medio, el receptor lo conservará con gusto) y el agradecimiento del receptor. En nuestro símil podríamos decir que sería como UN ABRAZO. Algunos ejemplos serían bolígrafos de gama media-alta, sets de escritura, textil promocional de gama media, muchos productos electrónicos o tecnológicos, relojes,…
  • REGALOS DE EMPRESA: Comprendería a artículos de más de 10, 20 ó 30 euros (como en el caso anterior depende del público objetivo al que va dirigido) Su valor percibido es alto o muy alto y el beneficiario lo considerará como un auténtico regalo. La durabilidad es muy alta (excepto en productos de consumo como las cestas navideñas) y grande el agradecimiento. Su precio puede llegar a cientos de euros. Algunos ejemplos podrían ser, en su gama alta, relojes, tecnología, textil,…

Tal vez debamos reflexionar antes de poner en marcha una acción promocional sobre lo que queremos conseguir con ella y a que público objetivo va dirigida. Consideremos, incluso, el dividir a nuestros clientes en dos o más targets y hagamos una acción promocional distinta para cada grupo. No hace falta ser un experto en marketing, solo utilizar la cabeza o, en última instancia, pedir consejo a un experto. Solo así conseguiremos una buena rentabilidad de nuestra inversión.

En otro artículo explicamos lo que debe tener en cuenta para elegir un producto promocional adecuado a sus necesidades. Una rápida lectura de algunos de nuestros artículos pueden lograr que nuestra campaña publicitaria con productos promocionales sea todo un éxito.

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso.   © Promología ®

Desarrollado por Hacermiweb