Hay lanyards en forma de cinta o de cordón, fabricados de poliéster, de silicona o incluso de corcho, pero ustedes saben, como nosotros sabemos, que ninguno luce al cuello con la espectacularidad de los lanyards impresos a todo color, y ningún otro es más susceptible de ser guardado después del evento.

Lanyard promocional

Los lanyards impresos a todo color con un buen diseño son espectaculares.

Como realizamos el diseño completo, incluido el del fondo que da color al propio lanyard, no nos resultará difícil hacerlo llamativo o discreto, más informal o más serio, con o sin imágenes, pero siempre el color atraerá las miradas del público como un imán irresistible.

Muy bien, dirán ustedes, pues a hacer todos lanyards a todo color, ¿cuál es el problema? El problema es que, hasta ahora, su precio era muy caro, llegando incluso a triplicar el coste de un lanyard normal impreso a una tinta en serigrafía. El problema de casi siempre.

Promología se ha propuesto reducir el precio de estos preciosos lanyards, para lo que tuvo que tener en cuenta dos importantes factores:

  1. TÉCNICA DE IMPRESIÓN En el precio final de un lanyard publicitario el coste de la impresión es fundamental y, generalmente, cuesta más que el propio lanyard no impreso. Por eso la impresión en cuatricromía no es factible, al menos para tiradas inferiores a 10.000 unidades. En los últimos tiempos se abre paso una técnica para impresión a todo color llamada sublimación, que da muy buenos resultados sobre poliéster (el tejido más utilizado para la fabricación de lanyards) y es muy económica para impresiones a color, con una muy buena definición de imágenes y fotografías.
  2. FABRICACIÓN DEL LANYARD. Una vez ha conseguido ahorrar significativamente en la impresión, Promología tiene que abaratar el proceso de producción. Lo mejor es la importación desde China del lanyard ya acabado, pero surgen dudas, preguntas y problemas.

¿UN FABRICANTE CHINO QUE NOS FABRIQUE 500 LANYARDS?

Es muy fácil encontrar un fabricante para 50.000 lanyards, pero para pedidos pequeños, los de todos los días, para necesidades de 500 ó 1.000 lanyards, eso es otra cosa. Tiene que ser una fábrica con un control de calidad aceptable, no un chiringuito.

Promología lo encontró, y no solo para 500 unidades, sino para solo 300. Un buen fabricante con un departamento especializado en tiradas cortas y medias y plazos cortos de producción.

¿Y LOS PLAZOS DE ENTREGA?

Para las importaciones de Asia estamos acostumbrados a unos tiempos de tránsito de dos o más meses. La otra opción es el avión, pero, por desgracia, los precios son inasumibles para productos con un valor bajo, muy voluminosos o muy pesados.

Promología encontró un transportista que podía realizar este trabajo, el envío por avión de pequeñas cantidades a un precio razonable.

Así, en unos 15 días laborables, podemos fabricarles y entregarles hasta 3.000 lanyards personalizados.

CONCLUSIÓN

Lanyards promocionales impresos a todo color, muy baratos y con un corto plazo de entrega, un logro que llena de satisfacción al equipo de Promología que siempre creyó que la promoción y la publicidad tienen que ser eficaces, pero no caras.

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso.   © Promología ®

Desarrollado por Hacermiweb